RADIO AM 900

Estudios en calle Gral Pico 610 – 25 de Mayo, La Pampa

Aumenta la tensión: Corea del Norte prepara un nuevo ensayo nuclear y Trump se encrespa

Viernes 14 de abril de 2017

Una serie de fotos tomadas por satélite que muestran que la base nuclear norcoreana puede estar «preparada y lista» para una nueva prueba, según informó hoy el portal 38north, especializado en Corea del Norte, provocó un nuevo pico en la escalada de tensión bélica en la península coreana y en el mundo.

Por su lado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que pilotea su propia nave para que los norcoreanos abandonen las aspiraciones de potencia nuclear, insistió hoy con su postura amenazante: «Tengo gran confianza en que China tratará apropiadamente a Corea del Norte. ¡Si no pueden hacerlo, Estados Unidos, con sus aliados, lo hará!», tuiteó.

Esto no es nuevo, Trump ya le había advertido a Pyongyang que puede realizar un ataque preventivo sobre el país si éste no cesa de insistir en el desarrollo de armas de destrucción masiva.

Pero también hoy, el estadounidense tuvo palabras de elogio para China por haber devuelto barcos cargados con carbón a Corea del Norte, algo que consideró un «gran paso». China ya había anunciado que suspendería la importación de carbón desde Corea del Norte, una importante fuente de ingresos para ese país.

El otro actor en este ajedrez nuclear es Corea del Sur. Desde Seúl, hoy, el canciller Yun Byung-se aseguró que Estados Unidos no tiene pensado actuar por su cuenta para resolver el conflicto con Corea del Norte ante la hipótesis de un ataque preventivo.

«En todo caso, Estados Unidos está haciendo todo lo posible para asegurarnos que no haría algo semejante (sin consultarnos)», tranquilizó Yun ante el comité, en declaraciones recogidas por la agencia surcoreana Yonhap.

Y si bien los chinos están bloqueando económicamente a Corea del Norte, el presidente chino, Xi Jinping, le pidió a su homólogo estadounidense que encuentre una solución pacífica al conflicto.

Desde el influyente periódico chino, el People’s Daily del Partido Comunista, Beijing llamó además a Pyongyang a detener su programa nuclear a cambio de protección.

China, el único gran aliado y benefactor de Corea del Norte, se opone a su programa de armas, llamó a realizar negociaciones para una resolución pacífica y la desnuclearización de la península.

«La fuerza militar no puede resolver el asunto. En medio del desafío hay oportunidad. En medio de las tensiones también encontraremos un tipo de oportunidad para volver a las conversaciones», dijo el ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, en rueda de prensa.

Además, se sumaron los temores del primer ministro japonés, Shinzo Abe, ante las posibles amenazas de Corea del Norte de tener la capacidad de lanzar misiles equipados con gas sarín.

Washington hace unos días envió a la región una flota -que está por llegar- encabezada por el portaaviones USS Carl Vinson, lo que fue seguido por un endurecimiento del tono por parte de Pyongyang, que amenazó con «medidas de represalia contra los provocadores».

China, que está mediando el nivel de conflictividad, trató de atenuar los tonos.

El mandatario chino le aseguró a Trump que el objetivo de su país sigue siendo una península libre de armas nucleares para garantizar la paz y la estabilidad, pero que quiere hacerlo con «medios pacíficos».

Pero Trump sigue tironeando. En una conferencia de prensa ayer en Washington, el republicano aseguró que le dijo a Xi que la mejor forma de tener «una buena relación comercial» con Estados Unidos es «apoyarlo» en el conflicto con Corea del Norte.

Además, hoy subió más la tensión con un Kim Jong-un que hizo caso omiso a las advertencias del que podría ser su peor enemigo.

En medio del conflicto, el norcoreano inauguró con gran despliegue militar un nuevo barrio de rascacielos en Pyongyang como parte de una serie de celebraciones dedicadas al «Día del sol», la festividad más importante del país, que conmemora el nacimiento su fundador.

El líder comunista cortó el lazo inaugural tras ser recibido por una multitud de ciudadanos, así como por una amplia comitiva castrense con muchos de los altos cargos del gobierno.

Sin embargo, el grueso de la información pasó hoy por las imágenes, obtenidas el miércoles por la web, que muestran en la base de Punggye-ri «persistente actividad en el portal norte (donde se realizaron las últimas pruebas norcoreanas), nueva actividad en la zona administrativa principal y personal congregado el centro de mando de las instalaciones», indicó el portal 38north.

Los expertos llevan detectando «niveles inusualmente altos de actividad» durante el último mes especialmente en este túnel septentrional, el lugar donde se realizaron las últimas cuatro pruebas nucleares.

Varios analistas especulan con que Corea del Norte podría llevar a cabo una nueva prueba nuclear de manera inminente, coincidiendo con la celebración de este sábado del 105 aniversario del nacimiento de Kim Il-sung, abuelo del actual líder y fundador del régimen.

Una nueva prueba nuclear sumaría muchos grados a la tensa y caliente situación en la península y en el mundo.

Desde inicio de este año, Pyongyang no da ni un paso atrás en su programa nuclear y de misiles balísticos a pesar de las sanciones de la ONU, sino que los lanzamientos son cada vez más recurrentes.

En tanto, Seúl aceleró la instalación del polémico sistema antimisiles estadounidense THAAD para contrarrestar la amenaza norcoreana y Trump sigue avivando el fuego y no descarta la opción militar para forzar al país a abandonar sus ambiciones de ser una potencia nuclear.

La instalación del sistema THAAD en Corea del Sur despertó fuertes protestas en Rusia y China, cuyos gobiernos se sienten amenazados por esos equipos.