RADIO AM 900

Estudios en calle Gral Pico 610 – 25 de Mayo, La Pampa

Biden promete «consecuencias» por la represión de agentes de la policía montada a migrantes

(Telam).- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió que habrá «consecuencias» para los agentes de la policía montada que reprimieron a migrantes haitianos con sus caballos y riendas en la zona fronteriza con México, algo que consideró «escandaloso» en medio de fuertes críticas a su gestión de la política migratoria.

Tras varios días de polémica sobre el tema, Biden rompió el silencio y admitió a periodistas en la Casa Blanca que lo sucedido «es escandaloso».

«Les prometo que esta gente pagará, habrá una investigación, habrá consecuencias», afirmó, al responder a preguntas de la prensa tras un discurso sobre la vacunación contra el coronavirus, reportó la agencia de noticias AFP.

En una instantánea difundida el domingo en los medios, un guardia fronterizo a caballo agarra a un hombre por el cuello de su remera en el lado estadounidense del Río Grande, la frontera natural entre EEUU y México, cerca de la localidad de Del Río, en el sureño estado de Texas.

En otra imagen, un agente montado mantiene a raya a un grupo de migrantes con largas riendas de cuero, en una postura amenazante, para obligarlos a retroceder.

Estas fotografías, que dieron la vuelta al mundo y desataron una condena generaliza de grupos de derechos humanos, causaron indignación en EEUU.

Algunos vieron a los migrantes asimilados a ganado, mientras que otros recordaron el maltrato sufrido por los afroestadounidenses a manos de la policía montada, guardias de prisiones o propietarios de esclavos.

En consecuencia, el secretario de Seguridad Nacional estadounidense, Alejandro Mayorkas, informó ayer a los líderes de derechos civiles que los agentes fronterizos ya no usarán caballos para detener a los migrantes irregulares en la frontera.

«Es una vergüenza», dijo Biden y agregó: «Es más que vergonzoso. Es peligroso. Está mal. Envía el mensaje equivocado a todo el mundo, el mensaje equivocado en casa. Esto no es lo que somos».

Cuando una periodista le preguntó si asumía la responsabilidad por el «caos» en la frontera, el mandatario demócrata respondió: «Por supuesto que asumo la responsabilidad. Soy el Presidente. Fue horrible (…) ver a la gente tratada de esa manera».

Al asumir el cargo en enero, Biden un planteamiento más humano en materia de inmigración que su predecesor, el republicano Donald Trump.

Pero ocho meses después, su Gobierno está bajo fuertes críticas por su gestión del flujo récord de cientos de miles de indocumentados que buscan ingresar a EEUU desde México.

Biden es cuestionado a diario por los republicanos y la cadena Fox News, que acusan a la Casa Blanca de perder el control de la frontera y renunciar a asegurar la seguridad estadounidense.

Mientras que los demócratas lo acusan de incumplir sus promesas por mantener la política de Trump de expulsar y deportar a México a todo aquel que representa «un riesgo alto de salud pública» durante la pandemia, a excepción de los menores no acompañados, con el pretexto de evitar la propagación del coronavirus.