RADIO AM 900

Estudios en calle Gral Pico 610 – 25 de Mayo, La Pampa

Piñera niega venta de minera mediante paraíso fiscal mencionada en los Pandora Paperes

(Telam).- El presidente de Chile, Sebastián Piñera, negó su participación en la venta de una minera a través de un paraíso fiscal en las Islas Vírgenes Británicas y descartó que haya incurrido en un conflicto de intereses que amerite ser sometido a juicio político o renunciar.

Según la investigación periodística internacional Pandora Papers, publicada ayer, Piñera y algunos familiares eran los mayores accionistas del proyecto Minera Dominga con 33% de sus acciones y habrían vendido la empresa minera a través de un paraíso fiscal en las Islas Vírgenes.

En medio de esta acusación, todos los principales candidatos presidenciales han pedido que se investigue y aclare esta situación, como los de derecha Sebastián Sichel y José Antonio Kast, los opositores Gabriel Boric y Yasna Provoste y Marco Enríquez-Ominami (MEO), que pidió la renuncia del Presidente Piñera.

Boric, candidato del pacto Apruebo Dignidad y quien lidera las preferencias en las encuestas, aseguró en un video que Piñera “evade impuestos en paraísos fiscales, oculta información relevante y además siempre privilegia su interés personal por sobre el bien común”.

MEO, candidato del Partido Progresista (PRO), fue el más duro con el jefe de Estado y pidió a la oposición unidad en torno a solicitar la renuncia de Piñera porque “Chile no puede estar en manos de alguien que solamente cuida los negocios familiares y no los intereses de la Patria”.

Sin embargo, el mandatario, en una conferencia de prensa desde el Palacio de La Moneda, aseguró que en la venta de esta minera “se cumplió estrictamente con las reglas tributarias de Chile”, que “no me fue consultada” y que en la venta “se pagaron todos y cada uno de los impuestos”.

Descartó que este escándalo represente un conflicto de intereses porque “desde abril de 2009, antes de asumir mi primera presidencia, me desligué absolutamente de la administración y gestión de las empresas familiares”.

Incluso, afirmó que el ejercicio de la Presidencia de Chile “me ha provocado perjuicio en lo personal y no beneficios”.

El jefe de Estado aseguró que una eventual acusación constitucional (juicio político) en su contra, que lo han promovido sectores de la oposición, “no tiene absolutamente ningún argumento”, pero enfatizó que “entiende” que se promueva esta iniciativa desde sectores contrarios a su Gobierno, por estar en “periodo electoral”.

Piñera afirmó que estos hechos “no son nuevos”, puesto que “fueron públicamente conocidos por los medios de comunicación en 2017 y fueron investigados en profundidad por el Ministerio Publico y resuelto por los tribunales”.

Cerró su mensaje diciendo que jamás ha dejado de «privilegiar el interés público, el bien común, por sobre cualquier otro interés”. “Ni mi familia ni yo tenemos sociedades de inversión constituidas en el extranjero”, señaló.

Pero no logró acallar los cuestionamientos.

Provoste, abanderada de la ex-Concertación (hoy llamada Nuevo Pacto Social), pidió vía Twitter al presidente “completa transparencia”, ya que “es inconcebible que un Presidente de la República actúe en beneficio propio”.

Del lado conservador, el pinochetista Kast calificó lo publicado en la investigación periodística como cosas “graves” que “exigen una investigación urgente para poder determinar responsabilidades” y cerró llamando a “transparentar absolutamente todo, caiga quien caiga”.

Finalmente, Sichel, candidato de la coalición oficialista Chile Podemos Más, escribió en sus redes sociales que “la ciudadanía nos pide transparencia total” y “se requiere ir más allá de lo legal y dar todas las explicaciones necesarias”.