RADIO AM 900

Estudios en calle Gral Pico 610 – 25 de Mayo, La Pampa

¿POR QUE COMEMOS HUEVOS DE PASCUA EN SEMANA SANTA?

La tradición de los huevos – muy arraigada en Estados Unidos, el centro de Europa e Inglaterra -, empezó debido a que los cristianos católicos que seguían la abstinencia de la Cuaresma, no podían comer, entre otras cosas, huevos ni productos lácteos. Los seguidores de esta tradición guardaban los huevos, y para mantenerlos frescos los bañaban con una fina capa de cera líquida.
Una vez terminada la Cuaresma, se reunían delante de la iglesia de su ciudad y los regalaban. Con el tiempo, la Iglesia Católica fue cambiando las tradiciones, y hoy solamente recomienda la abstinencia de carne los viernes de la Semana Santa.
Sin embargo, la tradición de regalar huevos el domingo de Pascua siguió y de hecho continúa en muchos países del mundo. La única diferencia es que antes se pintaban y decoraban huevos de gallina y de pavo para regalar en pequeñas cestas.
¿Cuándo fue que pasaron a hacerse de chocolate?
Aquí las versiones son varias y no necesariamente coincidentes, pero lo que sí se sabe es que los primeros huevos de chocolate comenzaron en el Siglo XIX en Francia y Alemania, aunque estos eran amargos y duros de comer ya que aún no eran huecos. En ese tiempo, la calidad del chocolate no era excepcional. Se usaba mucha cantidad de grasa así que, además, eran pesados y difíciles de digerir.
A medida que las técnicas de manipulación del chocolate mejoraron, los huevos de chocolate empezaron a hacerse huecos por dentro y el sabor fue modificándose para hacerlos más apetecibles
Recién para 1925 los huevos de pascua de chocolate pasaron a contener la tradicional sorpresa: podía tratarse de pequeños animales hechos de azúcar, almendras confitadas y finalmente los pequeños objetos a los que estamos acostumbrados hoy en día.
Mientras los huevos de pascua de chocolate ganaron la batalla tanto en Italia como en países de Latinoamérica, en Europa del norte y en los Estados Unidos, el gran triunfador fue el conejito de pascua de chocolate. No importa en el formato que vengan (huevos, conejos o gallinas), los amantes del chocolate siempre estarán agradecidos por esta dulce tradición.