RADIO AM 900

Estudios en calle Gral Pico 610 – 25 de Mayo, La Pampa

San Lorenzo volvió a la cima con un gran triunfo ante River

13211214_1108468792552425_358860734_o

Campeonato de Primera División

En el Nuevo Gasómetro, le ganó 2-1 con un doblete de Nicolás Blandi. Alario descontó en el final. El equipo de Guede alcanzó a Godoy Cruz en lo más alto de la zona 1 y, a dos fechas del cierre, pelea por llegar a la gran final.

Godoy Cruz ya le había dado un mensaje a San Lorenzo. Con su triunfo en Quilmes, los mendocinos veían el partido en el Nuevo Gasómetro desde arriba de todo. El Ciclón no podía dudar en el clásico contra River.

Era una prueba de carácter y de fútbol para el equipo de Pablo Guede. Y la resolvió a su manera. Con ataques directos, con transiciones rápidas, aprovechando la velocidad tremenda del Pocho Cerutti, imparable para el sector izquierdo de la defensa de River.

En el primer tiempo todo fue de San Lorenzo. O casi, excepto por un error de Torrico en la salida que casi termina en gol de River tras el zurdazo de Nacho Fernández que dio en el palo. Sacando esa jugada aislada, generada por error propio más que por méritos ajenos, el ritmo fue marcado por el local.

 

Lo tuvo Cerutti de arranque pero su remate débil fue al cuerpo de Barovero. Más tarde lo perdió Sebastián Blanco en el área chica: se confió, tocó suave y la tapó el arquero. Y fue Blandi el que encontró la llave con un derechazo seco contra el palo.

River achicaba muy lejos de su arquero y lo pagaba carísimo. La sociedad Balanta-Vega no hizo pie por izquierda y Casco (jugó como lateral derecho) terminaba cerrando para apagar incendios por el medio. Para San Lorenzo era una tentación, ya que buscaba a sus flechas en profundidad. Blanco picaba de izquierda hacia el centro y Cerutti en el costado opuesto. Así casi llega al segundo en un mal control de Barovero. El Pocho lo primereó y el arquero lo volteó. Era penal y roja, pero el delantero siguió para intentar hacer el gol y Trapito se logró recuperar.

En el arranque del segundo tiempo el Ciclón hizo rápido lo que le había costado mucho en la primera parte. Fue letal. Otra vez del costado al centro. Por derecha trepó Buffarini, extendió para Belluschi, que otra vez entendió qué pedía la jugada y metió la pelota al medio para la diagonal de Blanco. El ex hombre de Lanús  la dejó pasar con clase, y nuevamente Blandi apareció y definió sin dudar.

El 2-0 además de poner justicia en el marcador le dio serenidad a San Lorenzo. Y como viene ocurriendo en las últimas fechas, el equipo pasa de jugar al ritmo vertiginoso de Cerutti-Belluschi-Blanco a las pausas de Ortigoza. El mediocampista se hizo eje y empezó a mover los hilos. Mientras que Mercier retrocedió y se ocupó del primer pase y de reforzar un sector defensivo que luce cada vez más consolidado.

El descuento de Alario, ya con el tiempo cumplido, ni siquiera alcanzó a preocuparlo. La tarea ya estaba hecha.

Cumplió. Aprobó con creces. Ganó su sexto partido consecutivo y alcaznó a Godoy Cruz en lo más alto de la tabla. A dos fechas del cierre, demostró ante River que hará todo por llegar a la final y pelear por el título.