RADIO AM 900

Estudios en calle Gral Pico 610 – 25 de Mayo, La Pampa

Regalaron 20 mil kilos de verduras en Plaza de Mayo

Buenos Aires, jueves 15 de septiembre de 2016

Productores agrícolas bonaerenses protestaron por la baja entabilidad, con el reparto de 20.000 kilos de verdura en Plaza de Mayo, en tanto el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, dijo que no le pidieron una reunión.

Productores agrícolas nucleados en la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) entregaron hoy 20.000 kilos de verdura en Plaza de Mayo, con el objetivo de visibilizar la falta de rentabilidad que están atraviesan los trabajadores frutihortícolas.

Esta modalidad de protesta se suma a la realizada en agosto por los productores frutihortícolas de Río Negro y Neuquén, quienes en esa ocasión repartieron alrededor de 10.000 kilos de peras y manzanas.

El reclamo, denominado «Verdurazo», fue realizado debido a que más de 2.000 familias productoras de la provincia de Buenos Aires se ven afectadas por la baja rentabilidad, ante los costos que afrontan por altos alquileres y su ubicación desfavorable en la cadena de producción.

La entrega de verdura en Plaza de Mayo se efectuó luego de que los trabajadores agrícolas presentaran una propuesta de ley nacional de acceso a la tierra. «Presentamos un proyecto para acceder a la tierra, que implica crear un fondo para que podamos comprar la tierra con créditos», manifestó Rosalía Pelegrini, productora nucleada en la UTT.

«Hoy los productores de La Plata estamos pagando $7.000 la hectárea por mes, por eso proponemos el acceso a la tierra para producir y vivir, tener una vida y una casa digna» expresó y exigió: «Tiene que haber una política pública que de respuesta a esto».

En la misma sintonía, Ricardo Martinez, productor de zanahorias de Glew, reclamó: «Necesitamos tierras propias para producir, que el Estado nos otorgue tierras ociosas» y añadió «no queremos usurparlas, queremos que nos den acceso a un crédito blando para adquirirlas».

«Los que se ven muy afectados son los que trabajan las verduras de hojas, que debido a los altos alquileres, les queda poco ingreso para su subsistencia», explicó el productor a la vez que enfatizó que esa situación «hace deprimir el cultivo».

Otro de los reclamos de los agricultores estuvo vinculado a los precios, en este sentido esgrimieron que los mismos » no están en forma equitativa», por eso «pedimos un piso y un techo para que el producto sea rentable para todos los que conforman la cadena».
Al mismo tiempo, alrededor de 1000 personas, que formaron una fila que ocupaba gran parte de la plaza, aguardaban desde temprano por el reparto de la mercadería.

Las personas que esperaban la entrega, expresaron su desconformidad por los aumentos de los precios, en este sentido, una vecina de Barracas manifestó que «cada verdulería tiene distintos precios» y agregó que esto sucede por que «no hay un control para que el ciudadano común y el trabajador pueda comer dignamente el pan que se gana. En el almacén, la panadería, la verdulería no hay precios, una semana es uno y a los 15 días ya es otro», expresó.

En el mismo sentido, otra mujer que esperaba en la cola dijo «no podemos pagar tan caro una verdura que vale la cuarta parte de lo que le pagan a los productores».

Si bien la movilización no tuvo la presencia de representantes de partidos políticos, el proyecto de ley «fue acompañado por diputados del Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT) y del Movimiento Evita», indicó Pelegrini.

En tanto el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, sugirió a los productores agrícolas que «en vez de regalar en Plaza de Mayo, vayan a vender a la feria. Vienen porque les faltan tierras, y yo no tenía ningún pedido», declaró el ministro, y agregó:
«Reclaman por la diferencia de precios entre el consumidor y el productor».

Buryaile aseguró que desde el gobierno nacional se ofrece «un programa nacional de ferias», que van a funcionar «60 en distintos puntos del país: los invitamos a que en vez de regalar en Plaza de Mayo, vayan a vender a la feria».

A su vez, sostuvo: «Nunca me pidieron una reunión», y agregó: «Leía los motivos por los que venían y no me terminó de quedar claro». (Télam)